Inicialmente el médico le realizará un disparo de prueba en una pequeña zona de la piel.

El tratamiento completo se realizará posteriormente, si la respuesta de la piel ha sido positiva.

Se le proporcionará un protector ocular tanto para el paciente como para el especialista que lo practica con objeto de proteger los ojos del láser durante el tratamiento.

El láser es aplicado mediante una pieza de mano que se coloca sobre la zona a tratar.

Antes de cada pulso láser notará una ligera sensación de frío en la piel, provocada por el sistema de refrigeración DCD.

El tiempo de duración del tratamiento varía dependiendo de cada zona a tratar, por ejemplo: para las dos piernas puede ser de una hora y media, las axilas 10 minutos y el labio superior unos segundos.

Los únicos efectos secundarios que se producen son: un ligero enrojecimiento de la piel, que desaparece en unas horas y que puede ser aliviado con la aplicación de Aloe Vera y una leve molestia en cada disparo.

Se necesitan entre 6 y 8 sesiones para la eliminación total del vello y entre sesiones puede seguir depilándose pero utilizando métodos que no eliminen el vello desde su raíz sino aquellos como cuchilla, crema depilatorias, etc.